0

Hacia un IVA más flexible: el call-off stock o ventas en consignación

Un empresario-UE de un Estado miembro vende a otro empresario-UE de otro Estado miembro mercancías, que se remiten al país destinatario. Esto se llama “entrega intracomunitaria” y está exenta del IVA (exención de las buenas, de las que no perjudican la prorrata). Correlativamente, el comprador realiza una “adquisición intracomunitaria” y se autorrepercute el impuesto.

Ahora bien, no es infrecuente que las empresas transporten bienes a otro Estado miembro, que los almacenen en las instalaciones del cliente y que los vayan entregando a medida que el cliente los necesita. Sucede, por ejemplo, con los repuestos: una compañía española envía repuestos a Alemania que se almacenan allí para que el cliente alemán los tenga a mano. No obstante, hasta que no los reclama, continúan siendo propiedad del vendedor español.

Este sistema de transporte, depósito y posterior venta se llama (de los Pirineos hacia arriba) call-off stock o régimen de ventas en consignación (de los Pirineos hacia abajo o existencias de reserva en traducción de la directiva al castellano).

Aunque algunos Estados miembros han simplificado el tratamiento fiscal de los call-off stock, por lo general los proveedores se ven obligados a registrarse en el país de destino, entendiéndose:

  • Que realizan una adquisición intracomunitaria en el país comprador
  • Y que la posterior venta al cliente es una entrega sujeta al IVA en ese mismo país, lo que supone un obstáculo burocrático y, dicho sea de paso, un flaco favor a la libre circulación de mercancías.

Todo esto se simplificará a partir del 1 de enero de 2020, una vez traspuesto el contenido de la directiva a la que hacíamos referencia en un post anterior, asimilándose el tratamiento de estas ventas al del resto de operaciones intracomunitarias: se declarará como entrega exenta en el estado de origen el envío de los bienes por el proveedor y como una adquisición intracomunitaria (con autorrepercusión) del cliente en el estado de destino, sin que el proveedor tenga que cumplir obligaciones de registro en el país de destino.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *