0

No siempre hace falta una factura para deducir el IVA. La escritura pública también puede servir.

La factura viene a ser el cheque nominativo que permite deducir el IVA: quien tiene una factura a su nombre puede recuperar el impuesto de Hacienda.

Consecuentemente, si no hay factura, no hay IVA a reclamar, por mucho que la cuota en cuestión conste en un sitio tan serio y respetable como puede ser una escritura pública. Al menos, esta es la tesis tradicionalmente sostenida por no pocos órganos de gestión e inspección tributaria.

Pero ¿quizá esto es ponerse un poco rigurosos? Sí, demasiado rigurosos.

Así lo ve el Tribunal Supremo en su sentencia de 10 de marzo de 2014: la escritura pública tiene todas las bendiciones de una factura y habilita al comprador para deducir el IVA.

No obstante, todo hay que decirlo, mejor tener la factura y no meterse en líos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *